Terapia con Niños y Adolescentes

 

La psicoterapia con los más jóvenes tiene como objetivo ayudarlos a resolver conflictos de tipo emocional que les afecten en los diferentes ámbitos de su vida. En casa, en la escuela, con los amigos, etc. La demanda de ayuda puede venir del  mismo niño o joven o de la família, a veces incluso por recomendación de la escuela ya que el rendimiento escolar suele verse afectado.

 

A menudo el niño o el adolescente puede superar estos conflictos con sus propios recursos, fruto del proceso madurativo y de su entorno. Pero en otras ocasiones se necesita una ayuda externa que permita a la persona superar cuestiones que la puedan angustiar e interfieran en su proceso de crecimiento: problemas de autoestima derivados de dificultades del aprendizaje, separaciones conflictivas, pérdidas traumáticas, etc.

 

 

 

La orientación y el soporte a la familia son fundamentales para ayudar a desarrollar y consolidar nuevas maneras de tratar los problemas de los niños y los adolescentes en casa, estableciendo así nuevos estilos de relación con los hijos. Y lo que puede ponerse en práctica en casa es un excelente referente para poner en juego en el colegio o  con el grupo de amigos cuando son mayores.

 

Con los más pequeños utilizamos el juego, el dibujo, los cuentos, la música, la expresión artística con diferentes materiales como la plastelina o el barro…la idea es que el niño de manera libre y haciéndo uso de su creativitad pueda expresar sus sentimientos, ansiedades, miedos, inseguridades, etc. Dando salida a todo ello, el niño, a su ritmo y de la mano del psicoterapeuta, irá entendiendo qué le pasa y qué puede hacer para sentirse mejor.

 

El trabajo con adolescentes se fundamenta más en el diálogo. Se introducen compromisos o deberes entre sesiones  y “ejercicios prácticos” que tienen como objetivo trabajar en la toma de consciencia de las cuestiones que los angustian y en la solución de las mismas.